El coronavirus ha modificado totalmente nuestra rutina. La comunicación nos ayudará a gestionar mejor el estado de alarma en los centros veterinarios