El periodo de desconfinamiento y la vuelta a la normalidad va a a traer algunos problemas de comportamiento para las mascotas. Es una oportunidad para actuar de una forma proactiva y comunicar el servicio clínico de etología.