Los expertos en etología auguran que los problemas de comportamiento de nuestros pacientes van a incrementarse con motivo de la situación que hemos vivido: los cambios en las rutinas y en el estilo de vida de las familias pueden haber afectado al comportamiento de los animales que conviven con nosotros.

La consulta etológica en la nueva normalidad supone un reto y una oportunidad

Un reto, porque existe una «oferta» de profesionales fuera del ámbito estrictamente veterinario, como los adiestradores, que puede crear cierta confusión en el cliente sobre quién debe de ocuparse de un problema de comportamiento.

Sin duda, debe ser el veterinario el referente para establecer un diagnóstico de un problema de comportamiento y determinar las soluciones que se pueden aplicar. El concepto de salud es, hoy más que nunca, holístico y global, y existe una estrecha relación bidireccional entre los problemas de comportamiento y los problemas médicos. Además, comportamiento, temperamento, entorno y condiciones de salud son elementos de la misma ecuación, razones más que suficientes para que la primera opción ante un problema de comportamiento sea la consulta veterinaria.

Es necesario trabajar para que los propietarios de mascotas tengan el servicio veterinario de etología siempre presente, en su «top of mind», ya que se trata de una consulta especializada en la que se desarrolla una gran vinculación con los clientes por la carga emocional y las preocupaciones que afloran, debido al deterioro que causan estos trastornos en la calidad de vida de la familia. Ya tratamos la conveniencia de posicionarnos como referentes para este tipo de consultas en el artículo «La consulta de comportamiento también es una consulta veterinaria».

Y en esta ocasión, en la que este servicio puede ser más requerido, tenemos una oportunidad para afianzar la autoridad de los centros veterinarios como especialistas en consulta etológica.

Nunca nos habíamos enfrentado a una situación en la que muchos de nuestros pacientes han experimentado un cambio importante en el entorno y muchos propietarios están expresando su preocupación.

Es necesario anticiparse, de forma proactiva, y  transmitir la implicación del veterinario en estas situaciones complicadas mediante una campaña de comunicación dirigida a los propietarios, para que sean conscientes de que su centro veterinario está preparado y a su disposición para consultar los problemas que pueden sobrevenir tras el confinamiento. Todo el material te lo puedes descargar en este enlace.

La campaña se ha construido con mensajes sencillos y claros. Es mejor transmitir cada vez – también en la consulta– pocos consejos, que sean fáciles de aplicar, para lograr un mayor nivel de adherencia.

En la campaña existen una serie de post generales de concienciación y advertencia:

Los propietarios de gatos, aunque en menor medida también pueden estar preocupados por la manera en que haya afectado a sus mascotas estos cambios de rutina. Y se ha preparado también un post para comunicar el apoyo que pueden encontrar en la clínica veterinaria.

Los perros han tenido, durante este tiempo, muchísima más interacción con los miembros de la familia, incluido los niños, han estado muy acompañados durante mucho tiempo y ahora eso va a cambiar.  A los expertos uno de los problemas que más preocupa tras la superación del estado de confinamiento es la aparición de trastornos relacionados con la separación, con un componente de ansiedad o con un componente de frustración. Parte de la campaña va dirigida a este tema con cuatro post donde se desgranan los principales signos de un trastorno de separación, para quienes se identifiquen con estas situaciones pasen a la acción:

Se trata, sobre todo, de transmitir mensajes de calma y de apoyo, comunicando que los veterinarios estamos a su servicio para ayudarles con los problemas que esta situación haya generado, que somos el punto de referencia para realizar asesoramiento profesional y un diagnóstico y que tenemos las herramientas para resolver los problemas. El mensaje de calma, junto con consejos se emite mediante un vídeo.

Recuerda que los materiales te los puedes descargar en este enlace. Programa los diferentes post a lo largo de 7/15 días para que el mensaje se distribuya adecuadamente. Completa las publicaciones con textos en los que se describan algunos aspectos del servicio de etología de tu clínica o se maticen los signos. Si consigues testimonios de clientes a los que estés ayudando en la resolución de este tipo de trastornos, aprovéchalos. Esos materiales son oro molido para la comunicación.